Era Sábado, ese día caminamos mucho, después de pasar por las ramblas y la plaza Cataluña  entramos en el barrio gótico de Barcelona, es una de las zonas más antiguas y más hermosas de esta ciudad.

La Barcelona medieval propició la construcción de iglesias y palacios góticos, a diferencia de muchas ciudades de Europa, Barcelona cuenta ya con pocos restos románicos.

Caminar por este barrio es la mejor manera de conocer el centro de Barcelona, sus calles estrechas te deleitan y te transportan a la antigua Barcelona; este día estuvimos en la catedral  conocida como la catedral de santa Eulalia, la plaza del rey y la plaza real.

Este barrio es muy especial, su gente, sus restaurantes, sus bares hacen que esta zona sea muy activa.

Frente a la catedral en la plaza, todos los sábados hacia las 18:30  y los domingos y festivos al medio día ( estos horarios varían según sea verano o invierno ) se reúnen cientos de catalanes a danzar sardana. Cabe aclarar que la cultura catalana es una cultura regionalista, cuyas tradiciones son muy memorables y arraigadas.

Este baile es muy particular y es muy bonito apreciarlo, ver como todas estas personas se reúnen en grupos, hacen círculos y mueven los brazos y los pies al ritmo de la música suave que la acompaña. Independientemente de la edad. Los pasos son meticulosos y muy precisos.

No hay nada mejor que viajar a un lugar y poderte sumergir en sus raíces, en sus tradiciones, en aquello que los mueve, los diferencia y los acompaña durante años y años de generación en generación. Es llamativo  ver cómo se van sumando y sumando más personas, cuando el círculo ya es muy grande se arma otro círculo. A este baile muchas veces se le suman espectadores que quieren vivir esta experiencia.  Aunque se aconseja que mires en lugar de unirte para no arriesgarte y hacer perder el compás a los bailarines.

 La danza catalana está complementada por una ‘cobla’ un pequeño grupo de músicos que acompañan la danza con un selección de instrumentos de viento y dirigidos por el ‘flaviol’, que es un tipo de flauta, mientras que la pandereta marca el ritmo.

Bailando sardana en la plaza de la catedral

De este baile no se conoce mucho la fecha exacta de su inició, se dice que en el siglo XIX se desarrolló, durante el movimiento renacentista, momento en el cual los catalanes empezaron a afirmar su cultura su idioma y a formar su distinción frente al resto de España.

Durante algunos regímenes de España este baile fue prohibido pero ha logrado sobrevivir hasta nuestros días como símbolo de su orgullo e identidad que abarcan ese patriotismo catalán.

Ese día estuvo lleno de música, cultura, baile y finalizó con pirámides humanas que realizaron diversas demostraciones en la plaza de la catedral. Si vas a Barcelona no te lo puedes perder!

 

También te puede interesar…

Tus comentarios son muy importantes para nosotros.

Escríbenos ¿ Qué te parece este artículo? o quieres contar alguna anécdota? puedes hacerlo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *