Sin duda Sevilla es una de las ciudades de España que más nos ha cautivado.

Una ciudad cálida, no solo porque fuimos en una época de verano, en sí la ciudad es muy acogedora.

La gente es amable, sonriente, presta siempre a lo que necesites. La ciudad es deliciosa para caminarla o para recorrerla en un tour a caballo. Su plaza principal llena de azulejos es encantadora. Sevilla para nosotros es una de las ciudades más bonitas de España.

Llegamos en la tarde, nos hospedamos en el Hotel AACR Museo, les recomendamos este hotel, bien ubicado, limpio y desayuno delicioso. Decidimos salir a caminar por sus callejones estrechos y adorables. Cada rincón de esta ciudad es cultura, es arte, es color.

Había tanto que nos cautivaba de esta ciudad que sin lugar a duda te quedas sin a donde mirar, hay tanto por ver y descubrir que quieres aprovechar este tiempo al máximo.

Caminando hacia la plaza España encontramos el parque maría luisa donde los artistas de la calle se valen de su creatividad para ganar unos cuantos euros. Decidimos montarnos en un escenario cual si fuéramos españoles. Este joven tenía todo organizado y nos sacamos unas cuantas fotos con trajes típicos de Sevilla.

Continuamos nuestro recorrido pero a la vez nos deleitamos con una demostración de Flamenco que hacía una joven en medio del parque. Como te dijimos antes en Sevilla no sabes muy bien para donde mirar. Llegamos a la Plaza España; donde cada rincón es digno de fotografiar, cuenta con 48 bancos de azulejos, cada uno representando una provincia de España. Ese día caminamos mucho, pero antes de llegar al hotel probamos unas deliciosas tapas acompañadas de un delicioso vino de naranja.

Al día siguiente salimos a caminar a orillas de rio guadalquivir, también puedes tomar un bote que atraviesa el rio. Pasamos por la torre del oro, existen diferentes teorías sobre el nombre de esta torre, algunos dicen que allí se guardaba el oro traído de América en la época del descubrimiento, otros dicen que no se guardaba allí si no cerca. Sea cual sea la teoría la torre es muy llamativa. En la actualidad alberga un museo naval con maquetas pequeñas y herramientas de navegación.

Caminando, caminando, caminando… llegamos al real alcázar y sus jardines , esta es la residencia oficial de los reyes cuando visitan la ciudad, lo que los convierte en los palacios en uso más antiguos de Europa. Este lugar es muy especial, palacios que mezclan arte renacentista, barroco, gótico. Con un sin número de azulejos.

Caminando por la catedral de Sevilla decidimos hacer un paseo en carroza también llamado carruaje a caballo. Sin duda una muy buena opción cuando vas con niños, nuestro hijo lo disfrutó muchísimo. Ahh y cuando pases por la catedral no olvides subir a la giralda, el campanario donde puedes ver toda la ciudad. Cerca de la catedral está el barrio de Santa Cruz, en pleno centro histórico, agradable para tomar un café, almorzar, recorrerlo y llevarte un lindo recuerdo de Sevilla.

Esta ciudad contiene mucha historia de la conquista de América por esto no dejes visitar el Archivo General de Indias el cual guarda información sobre las crónicas de viajes de Cristóbal Colón, aunque no podrás acceder a los archivos, podrás ver alguna exposición.

En nuestra estadía disfrutamos mucho, aunque nos quedaron lugares pendientes por conocer, nos veremos en la obligación de regresar a esta ciudad…. lo decidimos de forma irónica … realmente será un placer muy grato volver a la hermosa capital de Andalucía.

Se hacía tarde y el tren ave que partía para Madrid nos estaba esperando. Hasta la próxima Sevilla.

También te puede interesar…

Tus comentarios son muy importantes para nosotros. Escríbenos, comparte tus historias.