Desde pequeños siempre soñábamos con ir a Argentina.

Ese acento que tienen los habitantes de este país nos fascinaba. Solo escucharlos hablar ya era un deleite.

Nuestra primera parada en Argentina fue Buenos Aires. Veníamos de pasar unos días en Lima y tomamos un avión de Latam; el vuelo fue aproximadamente de 4 horas y ha sido uno de los mejores vuelos de nuestra vida.

La atención de Latam siempre ha sido única y la comida de ese vuelo fue simplemente deliciosa.

Llegamos a Buenos Aires en las horas de la noche, nos hospedamos en el Hotel Ker Recoletta, super recomendado, limpieza, orden, ubicación y comida excelentes.

 

Fueron seis días recorriendo esta gran ciudad cosmopolita. La verdad es que esta hermosa ciudad tiene una marcada influencia Europea en su arquitectura y en determinadas zonas, es por esto que se le conoce con el apodo “La París de América”.

Buenos Aires tiene demasiado para ofrecerte. Además su gente es encantadora.

Nuestro recorrido fue intenso para tratar de conocer lo mayor posible.

Empezamos por la plaza de mayo, este lugar es el más apropiado para conocer un poco de historia sobre los acontecimientos que han marcado el país. Caminando muy cerca encontrarás la casa rosada, sede del presidente de Argentina.

Ese primer día caminamos mucho, visitamos el gran obelisco de 70 metros situado en la plaza de la república y terminamos visitando el centro comercial galerías pacifico; uno de los más concurridos de Buenos Aires, su arquitectura y su cúpula interior te encantará, este fue declarado monumento histórico nacional.

Al otro día fuimos a conocer el barrio de la recoletta, un barrio muy conocido de Buenos Aires con arquitectura muy similar a la de París, ese día fuimos a Puerto Madero, y pudimos disfrutar del contraste de estos dos lugares.

Puerto madero es la zona mas moderna de la ciudad, caminamos mucho y esa noche terminamos en un show de tango, disfrutando de un delicioso asado argentino, en un lugar llamado el viejo almacén.

Al siguiente día fuimos a conocer el barrio la boca, no nos podíamos quedar sin ver la bombonera y recorrer el callejón de caminito, lugar que inspiró el famoso tango. Caminito es un pasaje museo de gran importancia cultural y turística.

Al día siguiente decidimos tomar un tour que iba a Tigre, una localidad relativamente cerca de Buenos Aires. Hicimos este recorrido en bote, atravesando el rio Tigre. Tigre se ha convertido en un gran atractivo turístico actualmente cuenta con una amplia variedad de locales comerciales y gastronómicos, donde pueden adquirirse productos de mimbre y caña o tejidos rústicos, así como frutas, dulces, licores, miel, plantas y flores.

Nos quedaba un día, decidimos caminar, disfrutar de los parques que tiene la ciudad, era domingo entonces pasamos por el mercado de pulgas de San Telmo, lleno de artesanías y música . Y no nos podíamos ir sin comprar deliciosos alfajores para llevar! Nuestro viaje a Buenos Aires terminó y tomamos un avión directo a Iguazú.

Tus comentarios son muy importantes para nosotros.

 

Escríbenos, ¿ Qué tal te parece este artículo? ¿ Quieres contar una anécdota? Puedes hacerlo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *